REDES SOCIALES :

CULTIVOS EN MIRAFLORES

La planta de Sacha Inchi es nativa de la Amazonía, teniendo gran tradición en el Perú. Es una planta rastrera y trepadora que crece en los bordes de los bosques secundarios, sobre cercos vivos o artificiales. Su cultivo requiere una altitud que va desde los 50 hasta los 2100 metros. En Colombia durante los últimos años ha tenido gran aceptación como un cultivo con grandes posibilidades. En la Provincia de Lengupá se han adelantado cultivos desde hace unos cinco años aproximadamente.

Agroinversiones Sacha-Vera SAS, en su finca Villa Leticia, ubicada en la Vereda de Suna Abajo en el municipio de Miraflores Boyacá  cuenta con siete cultivos de Sacha Inchi, todos en plena producción y con una edad promedio de tres años.

 

  • El cultivo del Sacha Inchi

El Sacha Inchi se produce en climas entre cálidos y templados (12ºC y 36ºC), con precipitaciones de 750 a 2800 milímetros por año. Los suelos utilizados deben ser fértiles y bien drenados.

La modalidad de siembra utilizada por Agroinversiones Sacha-Vera SAS, considera una tecnología basada en el uso de tutores vivos y tutores artificiales.

La siembra se hace en la época inicio de las lluvias, que en la región de Lengupá se presenta desde mediados marzo y se prolonga hasta el mes de mayo. La siembra durante esta época asegura el éxito de la plantación.

La preparación de los suelos se hace con abonos orgánicos excluyendo en un ciento por ciento las quemas, ya que degradan los suelos y matan microorganisnismos benéficos. Esta cultura de cultivo ecológico produce plantas sanas y frutos de primera calidad.

Para adelantar las labores de cultivo en la finca Villa Leticia, se contrata mano de obra local, personal que cuenta con conocimientos agropecuarios y que, además, se a especializado en el cultivo del Sacha Inchi. El terreno se prepara cortando con machete toda la vegetación baja y media. En la limpieza del terreno se debe tener en cuenta la conservación de estacas y árboles que posteriormente van a servir como tutores.

Para la siembra se usan semillas seleccionadas, algunas de ellas importadas y otras producidas y seleccionadas en la misma finca, privilegiando la buena calidad lo cual garantiza los mayores índices de productividad por hectárea sembrada. De manera constante se revisan las plantas, verificando que estén sanas y en plena producción.


 

Después de la siembra, los cultivos requieren de siete meses para comenzar su producción. La cosecha se da, en promedio, cada quince días, siendo necesario adelantar podas periódicas. Los cultivos alcanzan la madurez hacia el tercer año y a partir de ahí se estabiliza la producción. Cada planta tiene una vida útil de nueve años.

Agroinversiones Sacha-Vera SAS cuenta con siete cultivos, garantizando de esta manera la cosecha continua de las almendras que necesita para la producción de aceite y snacks.

 

Don`t copy text!